Susurros eternos

Observo su tumba, un espacio inerte, insípido. Incontables horas he visualizado su rostro con un maquillaje mal aplicado por la funeraria.  Muchos no se atrevían a mirarla durante el velorio, yo no podía evitar acercarme y observarla cada cinco minutos. Sabía que sería la última vez que la tendría cerca antes de que se desvaneciera bajo tierra.  En las noches aún percibo su aliento rozando mis labios.  Su calor me abriga y deseo con ansías sentir su suave piel rozando con la mía.  En las mañanas creo escuchar su voz susurrar en mi oído dulces palabras, y cuando visito su tumba observo su lápida en silencio, pero soy yo quién me siento observado por ella, dondequiera que esté ahora.  Cierro los ojos y creo escuchar su risa mientras bebo un trago de vodka.

susurros eternos.jpg

Nota del autor: Fue la escritura de éste relato la que me motivó a arrancar de nuevo mi idea de tener en internet una serie de escritos que he creado siempre y abandoné por muchos años.  Mis intentos de escribir literatura de terror y suspenso terminaba siempre en relatos a veces inconclusos pero interesantes que hacían parte de algún blog o una red social personal.  Esto es un reinicio, recordando los amigos que odiaban mis relatos y mis amigas que las adoraban y no temían decirlo cuándo me topaba con ellas en la calle.

(Todos los relatos, ilustraciones y fotografías incluídos en este blog están registrados y por lo tanto protegidos sus derechos de autor,  cualquier copia realizada sin consentimiento del autor está totalmente prohibida).